Historia

Comforsa S.A. (Comercial de la Forja) surge a finales de los años 80 para dar viabilidad a la Farga Casanova y Taga, dos empresas históricas del Ripollès (Cataluña), una comarca muy vinculada tradicionalmente a la actividad de la forja, con un importante impacto en el tejido económico y social.
La trayectoria de Comforsa ha recogido la larga tradición de la forja catalana, cuyos orígenes se remontan a la Edad Media, para aliarla con la más moderna tecnología, la innovación constante y un conocimiento profundo del sector y de los mercados. El objetivo, crecer y fortalecer su capacidad de desarrollo y fabricar soluciones bajo la forma de elementos forjados, tratados y mecanizados.

Cronología
1652:  primeros escritos referentes a la fragua de Campdevànol
1875: la Farga Grau produce hierro y herramientas agrícolas a través del proceso tradicional de la fragua catalana
1924: se constituye la Farga Casanova SA
1951: adquisición a la Hispano Suiza, empresa del sector de la automoción, de su planta en Ripoll, la primera forja española para estampación de cigüeñales y ejes delanteros
1965: constitución de SA TAGA para la mecanización y comercialización de cigüeñales
1966: adquisición de la sección de forja pesada a la Sociedad Española de Construcción Naval 
1973:  constitución de una nueva planta de forja en Campdevànol para la producción de grandes volúmenes
1988: constitución de Comercial de la Forja SA (COMFORSA) con el objetivo de reconvertir el grupo industrial La Farga Casanova
1996: disolución de la Farga Casanova y SA TAGA. Los activos, trabajadores y empresas pasan a manos de COMFORSA
historia